¡Museo expuesto… en Expedientes! De cómo editar un catálogo

Inicio/Blog/¡Museo expuesto… en Expedientes! De cómo editar un catálogo

¡Museo expuesto… en Expedientes! De cómo editar un catálogo

El acelerado frenesí que acompaña la producción de una exhibición de arte generalmente se intensifica con la carrera por editar una publicación, muchas de las veces crítica y de gran formato, para la fecha de su inauguración con la intención de problematizar, articular y dejar constancia de discusiones propias a su contenido. En el caso de Expedientes Museo Expuesto la operación fue inversamente proporcional al contenido de la muestra.

Museo Expuesto. La colección de arte moderno de la UNAM 1950-1990 fue una exhibición de larga duración abierta del 19 de octubre de 2013 al 19 de octubre de 2014 en la Sala de Colecciones Universitarias del CCU Tlatelolco. La muestra, que al mismo tiempo inauguraba el espacio, fue curada por el historiador del arte James Oles y, a la manera de una especie de intervención artística, resultaba una propuesta crítica, lúdica y pedagógica sobre el funcionamiento de un museo, de sus problemas teóricos e históricos, sus lugares comunes (y muchas veces dados por inmutables, aunque no lo sean), así como un despliegue de sus departamentos; todo lo anterior a partir de la exhibición de la colección de artes visuales de la UNAM, específicamente, la del Museo Universitario Arte Contemporáneo (en colaboración con muchas colecciones privadas y la generosidad de varios artistas). Pero más que generar un relato de la historia reciente del arte mexicano, se prefirió la generación de una serie de conceptos que expusieran y pusieran en riesgo esa institución moderna e ilustrada, que corrientemente llamamos “museo”. Entre nosotros decíamos a manera casi de slogan: en Museo Expuesto se muestra todo lo que los demás ocultan. (Y en algún sentido, así fue). La muestra se dividió en catorce conceptos que desplegaron espacialmente el Registro y el Embalaje de obra, el Inventario, la Conservación, el Archivo, pero también el lugar de la Historia, el concepto del Artista, las Reproducciones de obras para ser exhibidas, las labores de Investigación, la función del Cedulario y casi, como en un juego de matrioshkas, al interior de Museo Expuesto, había una Exhibición y al interior de ésta un Cubo Blanco. Su estructura conceptual, una compleja construcción de cajones flexibles, propone a Museo Expuesto como una exposición viajera sin obras; con la dosis de realidad que a veces tiene la ironía, una muestra con la capacidad de viajar en USB para adaptarse a cuanta colección se ponga en riesgo de escenificarse críticamente. Esta estructura conceptual permitió que se mantuvieran las secciones durante un año y rotáramos con frenesí obra.

La labor de tornar esta exhibición en una publicación hizo necesario el reordenamiento conceptual de la misma. En vez de reproducir su contenido de manera literal –sus secciones casi en capítulos y bellos registros de obra–, nos vimos en la necesidad de exponer –en secuencia editorial– la pregunta sobre cómo hacer un catálogo de una muestra cuyo fin era exponer las funciones de un museo de arte.

El libro se dividió en seis cuadernillos, propiamente Expedientes, en los que se desarrollaron distintos aspectos con la crueldad crítica que implica su redacción en retrospectiva: 1. Catálogo (con textos curatoriales sobre los conceptos generales y sus resultados), 2. Equipo (con textos de los distintos agentes que hicieron posible la exhibición: museógrafos, conservadores, comunicólogos, etc.), 3. Guion museográfico (sin acento, sí, sin acento; con el despliegue del cedulario general), 4. Museografía (con textos y el proyecto ejecutivo de la adaptación del espacio y su concepto espacial), 5. Reproducción (con fotografías de todos los conceptos y sus transformaciones temporales), y 6. Archivo Muerto (con documentación institucional sobre la arquitectura burocrática que la hizo posible). Este último Expediente, hay que decirlo, puso en la cuerda floja a INDAUTOR al problematizarse en inconsciente código kafkiano sobre el concepto de un libro que reproduce material burocrático. Al final, legalmente, es una publicación que no reconoció la ley mexicana de derechos de autor como libro (y sin embargo… se publica).

Pronto saldrá al público, Expedientes Museo Expuesto, publicado por el CCU Tlatelolco, Fomento Editorial UNAM y con apoyo del Patronato de Arte Contemporáneo. Mientras tanto, dejamos aquí unas fotos y videos de su producción en una imprenta ubicada en algún punto del oriente de esta ciudad.

2017-09-18T18:50:27+00:00 septiembre 18th, 2017|