La fuerza bruta

Inicio/Blog/La fuerza bruta

La fuerza bruta

Una figura importante en la obra de Naranjo es el obrero, miembro de una clase más baja que media, igualmente adelgazado por las carencias, agobiado por el alza de los precios, el desempleo y la injusticia social; sus comentarios son críticos y expresa sus reproches con sarcasmo.

El regreso Revista Proceso núm. 528, diciembre 15, 1986 Tinta sobre papel Inv. 367

El regreso
Revista Proceso núm. 528, diciembre 15, 1986
Tinta sobre papel
Inv. 367

Este grupo incluye también a los trabajadores de la ciudad en general, todos aquellos que sufren el rigor de la escasez de trabajo o de las malas condiciones laborales, migrantes muchos de ellos que dejaron el campo en busca de mejores oportunidades de supervivencia. Van mal vestidos, con barba de varios días, harapientos y desaliñados y su larga nariz contrasta con la delgadez de su cuerpo. Los diferencia el atuendo: calzones blancos, huaraches, amplios sombreros y sarapes para los campesinos; sombreritos, trajes luidos y parchados para los empleados de oficina, overol y cachucha para los obreros, harapos y zapatos rotos para todos.

Poderoso caballero es don…

Una figura clásica de la iconografía de Naranjo es la del poderoso, sujeto muy alto, bien vestido de vientre abultado, calvo de normal y con sombrero de algún tipo. Se desenvuelve con desparpajo y prepotencia y encarna los poderes económico, civil, político, eclesiástico o social. Personifica la arbitrariedad, la avaricia, el esnobismo, el poder absoluto y, como tal, su palabra es definitiva. Es la encarnación de Goliat frente a un David menospreciado, hambriento e indefenso que, al carecer de una honda, su única arma es la ironía.

A este grupo pertenecen burgueses, empresarios, señoras con pretensiones de alcurnia, banqueros nacionales y extranjeros, policías y, por supuesto, los miembros de la Iglesia, desde el Papa hasta el cura de pueblo.

"A unos más" en El Universal, febrero 8, 1980 Tinta sobre papel 29.6 x 25.9 cm CCUT

A unos más
El Universal, febrero 8, 1980
Tinta sobre papel
29.6 x 25.9 cm
CCUT

De dinosaurios, animales y alimañas

En el desfile de personajes no puede faltar el corrupto, individuo de aspecto nauseabundo, infestado de gusanos, acechado por zopilotes y con frecuencia representado por cerdos en el estercolero. Presidentes, ex presidentes y políticos de todos los niveles conforman el gremio más azotado por su crítica y en su representación a menudo se vale de diversos animales como ratones o aves de rapiña y de variados atributos como orejas y colas de rata o de serpiente, cuernos de diablo, estacas con clavos, arañas e insectos, entre otros. A los partidos políticos PRI y PAN, los dibuja comúnmente como dinosaurios para significar instituciones caducas candidatas a la extinción, renuentes al cambio y a todo intento de renovación.

2017-09-28T12:05:17+00:00 septiembre 28th, 2017|